Un crédito de consumo es un préstamo que una entidad financiera concede para la compra de bienes o servicios (compras comunes para el hogar, un automóvil, viajes, muebles, o cualquier otro gasto imprevisto). Existen diferentes tipos como, como créditos rotativos, créditos de remodelación, créditos de vehículos, créditos de libre inversión, etc. Estos pueden solicitarse en entidades bancarias o privada, o en el establecimiento en el que se va a adquirir el bien en cuestión.

Características de un crédito de consumo

Los créditos de consumo tienen características que hacen que sean tan peculiares y diferentes al resto. Las más destacadas son:

  • La cantidad económica no es grande como en el caso de las hipotecas.
  • Su propósito siempre es adquirir servicios y bienes de consumo como un mueble, un coche, una moto, electrodomésticos, etc. Normalmente no están destinados a la compra de inmuebles.
  • Estos créditos generalmente requieren una garantía por la cual el prestamista evaluará que su cliente tenga solvencia real y pueda devolver el dinero del crédito.
  • Los intereses suelen ser elevados. Los créditos al consumo, suelen resultar más caros a largo plazo, pero se conceden de forma más rápida que los préstamos hipotecarios.
  • No son de fácil acceso. La entidad que en la que solicites el crédito estudia tu capacidad de pago pidiéndote todo la documentación requerida (declaración de bienes, justificantes de ingresos…). Además, tendrás que responder con tus bienes si no puede hacer frente al pago de tu crédito.

Tipos de créditos de consumo

Hay diferentes tipos de crédito de consumo que puedes solicitar. Estos son los principales:

  • Préstamo clásico: Se trata de los prestamos tradicionales, en los que desde el principio conoces el plazo y el número de cuotas para devolver la cantidad solicitada. Por lo general, trabajan con interés fijos.
  • Crédito sin intereses: A pesar del nombre, generalmente tienen alguna comisión de formalización y se dividen en cuotas de devolución del mismo monto. Son difíciles de encontrar ya que la mayoría de créditos de consumo cuentan con intereses.
  • Crédito revolving o permanente: son créditos permanente a los que se accede con una tarjeta de crédito. A medida que se va devuelve el dinero, el monto inicial vuelve a estar disponible en la tarjeta. El titular siempre tiene algo de dinero a su disposición. El interés puede ser variable o fijo, todo depende del acuerdo al que uno llegue con el prestamista.

¿Dónde tramitar la concesión de un crédito?

Existen varias opciones para solicitar un crédito de consumo, estas son algunas:

  • Bancos
  • Cooperativas de ahorro y crédito
  • Prestamistas privados
  • Supermercados y tiendas: estos establecimientos no te ofrecen una cantidad de dinero como tal, sino que financian la compra de determinados productos.
  • Empresas de tarjetas de crédito 
  • Plataformas que gestionan préstamos entre particulares.

¿Cuándo es el momento de considerar pedir un credito consumo?

Pedir un credito de consumo es una solicitud para abrirnos una puerta hacia algo que necesitamos o deseamos. Lo que hay que saber es que, si queremos adquirir algo, sea por necesidad o por placer, cueste poco o mucho dinero, el primer paso es analizar la situación.

Por un lado, se debe analizar punto por punto cuáles son los pasos a seguir, con qué información personal debemos contar a la hora de hacer la solicitud, cómo y cuándo dispondremos del dinero y cómo y cuándo podremos devolverlo.

Por otro lado, un crédito de consumo debe considerarse solo si es necesario, ya que los intereses suelen ser altos y el monto a pagar se puede ir un poco de nuestro presupuesto.

Por lo tanto, el momento de considerar un crédito de consumo es precisamente cuando necesitemos acceso a un determinado nivel monetario y cuando el acceso al mismo no se vuelva un dolor de cabeza. Antes de realizar cualquier acción, debemos evaluar la conveniencia del préstamo y checar si será beneficioso o solo empeorará nuestra situación financiera. Actualmente, acceder a un préstamo consumo es tan práctico y sencillo como hacer compras o pagar servicios por internet por eso es necesario considerar sus pros y contras. Si decides solicitar ese dinero y analizas bien todo, sin duda es una opción excelente que te ayudará a salir de un apuro u obtener aquello que tanto esperabas o necesitabas.